EL HOMBRE QUE QUISO VENCER A LA MUERTE – De Abuelo.com

EL HOMBRE QUE QUISO VENCER A LA MUERTE                        (NÓMADA EN EL DESIERTO DEL ALMA)


Probablemente nunca lo conseguiría, pero llevaba un tiempo sopesando la necesidad de hacerlo. Como si fuera un deber. Una obligación. Llegó a pensar que el destino, o el sentido de la vida, no es otro que vencer a la muerte. Quien no lo intenta tiene ya perdida la batalla de antemano. Pero ¿Vale la pena perder el tiempo en intentarlo, cuando todo el mundo sabe que nadie se libra de caer en sus redes, o al menos eso es lo que pensamos, creemos y constatamos diariamente? ¿O estamos hablando de otra cosa distinta a la muerte física del cuerpo y su posterior descomposición o embalsamamiento?

Tal vez se refiriera a eso y para él, vencer a la muerte consistiera en permanecer en el recuerdo o en las emociones de los vivos. Sí, algo había de eso. Pero por ahí lo tenía difícil. No era ningún genio. Para el genio vencer a la muerte en este sentido es posible. Especialmente en el campo artístico, pues su obra permanece viva y con ella los sentimientos que la crearon. Por lo demás el recuerdo en la familia o seres queridos perdura un tiempo, o como mucho una o dos generaciones. Eso le resultaba insuficiente. A falta de un don genial que le permitiera vencer a la muerte de una sola estocada y para siempre, debía afinar su estrategia. Tampoco se trataba de ganarla en una partida de ajedrez como algunos se lo habían planteado en épocas antiguas. Ni estaba a tiempo de que la ciencia le ganara esa batalla, tal vez en el futuro. Debía jugar concienzudamente con los elementos que tenía a su disposición y con los frutos que había cosechado a lo largo de su vida. Afortunadamente disponía de algunos, que podría aprovechar a tal fin. Sería un trabajo inteligentemente planteado y desarrollado con minuciosidad y rigor, sin dejar ningún cabo suelto. Su seguridad interior basada en una bien cimentada humildad y no en el orgullo, como equivocadamente y a simple vista se podía atribuir el origen de sus pretensiones, le hacía confiar en que acabaría saboreando el éxito y dejaría a la muerte con un palmo de narices.

Acuarela del autor (fragmento)

Creyó haberlo conseguido. Tal vez fue así. Me lo explicó lleno de satisfacción en su lecho, poco antes de expirar. No me hizo falta consolarle, reconfortarle, ni darle la razón, a pesar de que la realidad parecía desautorizar su seguridad de haber ganado la batalla. Estaba radiante al despedirse. Me tenía la mano fuertemente agarrada por la suya y apretaba con fuerza sus cadavéricos dedos para transmitirme con más intensidad su amistad y afecto. Sonreía. Yo permanecí perplejo ante su actitud, intentando saber en que la basaba, anhelando conocer el secreto de aquel hombre que se moría frente a mí convencido de haber vencido a la muerte. Sabía que dejaba meticulosamente ordenado cuanto había hecho en vida, para que perdurara, como testimonio de su obra. Su numerosa familia me respetó esos momentos de amistosa confidencia y despedida. Todo parecía estar en orden. Tal vez era una cuestión de fe. Quise preguntárselo, pero ya no estuve a tiempo de escuchar su respuesta.
Dejé paso a la familia y al retirarme con tristeza comprendí que me había entregado el testigo de su batalla, que en aquel momento había pasado a ser la mía.

4 thoughts on “EL HOMBRE QUE QUISO VENCER A LA MUERTE – De Abuelo.com

  1. Este relato nos hace reflexionar.A mi me ha producido inquietud .Parece que el deseo del hombre que quería vencer a la muerte,en el momento que ésta le llega,recae sobre el amigo.Es un poco inquietante.Me ha gustado y me ha dejado con dudas a la vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *