MI ESENCIA – De Paola Sualvez (Colombia)

MI ESENCIA:

 Mi piel se había vuelto escamosa, pesada, aberrante. No tenía cabello y mis manos no tenían uñas. Era un ser lánguido sin ilusiones, sin palabras. El terror me consumía y quebraba mis pasos. La calidez de los golpes me hacía sentir viva y el dolor era mi única conexión con la vida. El vaivén de los días y las horas le pertenecía, únicamente, a mi dueño. Su piel era suave y brillosa, vestía de oro y púrpura, aparentaba ser un ente lleno de luz, pero en su interior albergaba la oscuridad de miles de mundos siniestros. Poseía una fuerza sobrenatural que se incrementaba, cuando hacia grietas en mis escamas, con cada golpe certero y estruendoso. Le era tan placentero que no se percató de que mi esencia interior merodeaba su fortaleza, fortaleza que, mantenía protegida por murallas de estaño y calicanto.

Arrepentida de haberme abandonado a mi suerte, mi esencia, vigiló noche y noche para liberarme del encierro al  que me había sometido, aparentemente, por voluntad propia. No la reconocí al principio, ya había olvidado su rostro y su voz. Ella tampoco me reconoció; un intenso helor la devoró, no podía aceptar que me hubiera transformado en esa masa amorfa de piel dura, irreconocible. Se sintió débil y apunto de desfallecer, pero al ver la luz iridiscente de mis pupilas empezó a centellear como si miles de luciérnagas se hubieran encendido en su interior, y guio mis pasos en medio de la oscuridad hacia un mundo de orquídeas y azucenas en el que nuevamente volvimos a ser… una sola.

Paola Sualvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *